jueves, 11 de diciembre de 2008

Quilpue


Comuna y ciudad de la Provincia de Valparaíso, en la Región de Valparaíso, en Chile. Forma parte de la conurbación del Gran Valparaíso. Es conocida como la Ciudad del Sol y la parte urbana de la comuna está compuesta por las ciudades de Quilpué y El Belloto, área que ha mostrado un rápido crecimiento.

El valle en que asientan las actuales comunas de Quilpué y Villa Alemana fue poblado por los pikunche, a quienes los kichwa (quechuas) del Tawantinsuyu sometieron. Los pikunches, bajo sus dominadores kichwas, enviaban al Inka del Qosqo (Cuzco) un tributo consistente en oro que se extraía de las arenas auríferas del estero Marga-Marga. Tras la conquista española, los lavaderos de oro de Marga-Marga rindieron tal cantidad que financiaron el inicio de la Conquista de Chile. La leyenda atribuye a Rodrigo de Araya, compañero del conquistador Pedro de Valdivia, la propiedad de las tierras de Quilpué, a quien le fueron entregadas por gracia a su labor en el Cabildo de Santiago. En dicha ocasión Araya pronuncia la solicitud: “Mi señor Gobernador, cumplí con mi deber, sin intenciones de recibir una gracia, pero ya que se me quiere hacer merced de algo, prefiero que me sean donadas las tierras de Quilpué, de esa hermosa hacienda cerca del mar que ya conozco. He visitado esas tierras con Ud. mismo y no puedo borrar de mis ojos la belleza de sus paisajes, ni se mi espíritu, tan delicioso clima; ni olvido el imán de sus montañas ligeras ni el esplendor de sus bosques verdegueantes, de pájaros que nos embelesan con su trino al despertar de cada aurora. Si esto fuera posible, señor Gobernador y amigo, lo estimaría, como el mejor de los premios”. Se dice que Araya debió posponer un tiempo la celebración de este acontecimiento debido a las mejoras que debieron efectuarse al camino de acceso. Los antiguos lavaderos de oro establecidos por los indígenas en el Valle del Marga-Marga fueron mantenidos por Araya quien dio buen trato a los indígenas ya establecidos. Estos asentamientos aborígenes, dieron forma a un caserío diseminado a lo largo del Camino Real de Quillota a Casablanca, el que fue conocido como San José de Marga-Marga, y que fue el verdadero y único centro poblado y administrativo del entero valle. En la realidad, el Cabildo de Santiago tuvo que seguir dictando directrices para la buena administración de los lavaderos, y hasta nombró un Alcalde de Minas, con residencia en San José de Marga-Marga, donde se concentraba todo el quehacer del entero valle. Y las tierras donde actualmente se asienta Quilpué continuaron baldías y abandonadas, salvo en algunos sectores a orillas del estero de Quilpué donde se establecieron algunos rústicos ranchos de españoles. El hecho de que en todo el valle no se conociera de acequías ni de canales de regadío testimonia que ni la ocupación pikunche ni la dominación kitchwa ni la colonización española dieron importancia agrícola a este valle. Poco a poco, como en otros sectores, se fue produciendo una división de la propiedad de la tierra y fueron creándose nuevas haciendas, como la de Las Palmas, por ejemplo.

El escudo de quilpué es un partido y cortado conformando tres campos, uno a su derecha y dos a su izquierda.

En el sector superior de su campo derecho en de azur trae un sol de oro en jefe y en punta una Piedra Tacita de su color.

En su campo izquierdo superior en campo de gules, de plata un casco español (morrión), y sus armas representando la sangre de los indios, primeros habitantes del actual Quilpué. Ambos elementos conjugados están presentes en las generaciones de hoy.

En el campo inferior izquierdo y en campo de oro en razón de los lavaderos de oro que concentraron la atracción hacia Quilpué, una tórtola acogiendo la traducción de la voz indígena Quilpue que significa “lugar donde anida o habita la tórtola”.

El ornamento exterior de este escudo está constituido por ramas de vid en oro, producto abundante que dieron las tierras de Quilpue y complementado con una corona mural que es relativa a ciudades.

Completa este escudo una divisa en oro con leyenda en sable, “I. Municipalidad de Quilpue”.

El 21 de diciembre de 1983, siendo Alcalde el Sr. Arturo Longton Guerrero, por Decreto Alcaldicio Nº 1185, se instuye el Escudo de Armas Oficial de la Comuna de Quilpue.

El escudo de Armas fue diseñado por el Sr. Ignacio Andrés Severin Huidobro.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta muy bueno !!!

Ignacio Severin Huidobro dijo...

Siento un gran orgullo de ser el autor del Escudo de Armas de Quilpué.

Anónimo dijo...

Siento también gran orgullo de ser hijo del Escudero de la Ciudad del Sol.
Juan Ignacio Severin F.

Ignacio Severin dijo...

Soy Ignacio Andrés Severin Huidobro:
También soy Autor de los Escudos de la i. Municipalidad de Concón y de la I. Municipalidad de Lolol.
Asimismo Autor de los Escudos de los Colegios Capellán Pascal de Las Salinas Viña del Mar, Colegios Sargento Aldea y General Velázques de Puchuncaví ambos, Colegios Alcazar de Las Condes y Eleuterio Ramirez de Santiago de Chile.
Como así , Autor del Escudo Episcopal de Mons. Javier Prado Aránguiz .
y Autor de los 12 escudos sectoriales de la ciudad de Viña del Mar.

Ignacio Severin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignacio Severin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignacio Severin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.